sábado, 29 de marzo de 2014

CAPULLO





No hay que tender la red.
No es necesario.

Atraviesa su fase de crisálida; 
 el capullo no tiende red alguna 
no se somete 
a ningún artilugio cotidiano.




Sólo Es  
en la oscura penumbra del silencio.
Sólo anida en un hilo de luz
percibiendo su propio latido
ajena al trajinar del mundo.




No hay que tender la red
únicamente  suspenderse y flotar
sin esperar 
en ese espacio difuso y transparente
en esa penumbra deleitosa.


Parecería absurdo 
intentar una red 
lejos del movimiento  
y del abismo.


En ese espacio secreto
en el que en realidad
sucede la existencia 
de una diminuta y anodina crisálida.

 
No hace falta una  red, no es necesaria.

viernes, 14 de marzo de 2014

INFANCIA








AMIGO IMAGINARIO

 

Desde el lento pasar de ésta tarde de junio

te busco  todavía

en un lugar perdido de la infancia

 

Ah... ese aire indefenso que rondaba la casa

esa luz que danzaba en la mañana

el agua tentadora de la alberca

las voces soleadas de mis hermanas niñas

y esas escobas viejas que servían de corcel.

 

Atravieso el umbral

y un aroma secreto

y las hortensias

y el diosme

y el patio

y el columpio

                                    Me atardecen.


 
 


 
 
INFANCIA
  


Algunas veces vago


por la casa de mi infancia
en la calle
que mira hacia el poniente
 
Esa casa
me visita en las noches
y algunas tardes
regreso a sus espacios
lejanos y dolientes
 
Allí me espera
mi amigo imaginario
de niña solitaria
Mis sueños
reposan en sus muros
sin germinar aún
—igual que las hortensias—
y esa enredadera
que trepaba
la tapia del jardín
 
La vida
deshoja las promesas
pero esa casa vieja
pequeña y silenciosa
resguarda entre sus muros
la niña que antes fui

 

 

 
                                

VOZ DEL AGUA





“Una tierra seca, sin nombre,

acogerá nuestros huesos”

Tomás Vargas Osorio

 

 

Fui breve nube

desnuda transparencia

conversé con el aire

antes de ahondarme en mar

o contenerme en lágrima.

 

Cuando  lluvia,  acrecenté los verdes.

 

He sido  río

y arroyo sigiloso.

 

He apaciguado el viento

y en forma de cascada,

                           descendí

                                  la

                                     montaña.

 

Limpié  los miedos ocultos de los hombres

que profanan mis átomos.

 

Agonizo

 ahora

─ en secreta corriente ─

por los oscuros mantos

                                      de este planeta azul.

 

 

jueves, 6 de marzo de 2014

CUERPO

  

 

Testigo silencioso
presente en cada célula
en cada temblor
en cada herida.
 
Tamiz que vierte savia
cuerpo bóveda
Vórtice del corazón que se marchita
destino que habito
que me sitia en la piel y ancla a la tierra.
 
Cuerpo que no requiere de noticias ajenas:
                  Pulso
                     ADN.
Sangre que se enciende
Semilla que respira
si bien no alcanza a someter al tiempo.
  
Cuerpo jardín que se descuelga en cielo
y se constela.